RECETAS CON SAZÓN

Consigue una nata montada firme y que no se baje

Foto del autor

Susanna Brullet

Nata montada

Cuántas veces nos ha pasado que al preparar un postre en casa que lleva nata montada, al cabo de un rato esta ha perdido su volumen. Es frustrante cuando sigues una receta y el resultado no es el esperado o ni tan siquiera se parece a la foto de la receta.

Y es que, un imprescindible en la repostería es sin duda la nata montada. Encontramos muchas recetas de postres donde uno de los pasos es montar la nata y hacerlo bien y conseguir que no pierda su volumen no es imposible.

Tomad nota de estos consejos que os van a servir de ayuda para conseguir que la nata montada casera os quede firme y que vuestros postres sean de auténticos profesionales.

Consejos para conseguir una nata montada firme

Existen varios trucos para conseguir hacer nata montada en casa y no morir en el intento. Queremos conseguir que la nata montada quede firme y que dure sin bajarse. Veamos como podemos conseguirlo.

El tipo de nata

Es muy importante que la nata que escojamos sea de calidad y que tenga un porcentaje alto de grasa, como mínimo ha de tener un 35%.

Existen natas con más porcentaje de grasa pero no os las recomiendo por el exceso de calorías que supone y porque no son nada ligeras para digerir.

Y aunque la grasa es lo que ayuda a que la nata se quede montada y no se baje, es mejor escoger una nata con un porcentaje intermedio.

La temperatura… frío

Cuando vayas a montar la nata asegúrate de que todo lo que vayas a usar para montarla esté frío, entre 5º y 10º.

El calor ablanda la grasa y no permite que se bata bien, por eso mete en la nevera la nata, las varillas y el contenedor donde la vayas a batir y si tienes tiempo, déjalo en la nevera de un día para otro.

Una vez tengas la nata montada ponla en una manga pastelera y guárdala en la nevera.

Nata montada

Al batir la nata ten en cuenta esto

Puedes usar unas varillas eléctricas o un robot de cocina. Al batir empieza al principio a una velocidad media y cuando veas que la nata está espumosa le añades el azúcar y aumentas la velocidad.

Cuidado con este último paso porque es fácil pasarse de batido y acabar convirtiendo la nata montada en mantequilla.

Nata montada

Sobres estabilizantes

Se llaman estabilizantes de nata y son unos polvos parecidos a la levadura. Son la opción más sencilla y rápida pero son muy difíciles de encontrar en los supermercados. 

Se suelen encontrar en supermercados de alimentación alemana y no siempre los tenemos cerca de casa.

La forma de añadirlos a la nata es antes de empezar y la proporción es de un sobre por cada 250 ml. de nata.

El tipo de azúcar

Debido al almidón que contiene, el azúcar glas ayuda a que la nata montada quede firme y a la vez nos va a servir para endulzar, siendo una mejor opción que el azúcar común.

Para montar 200 mililitros de nata con 30 gramos de azúcar glas serían suficientes.

Nata montada

Prueba la gelatina

Otra opción es utilizar gelatina en polvo o en láminas y diluirla en agua fría, dejamos que hidrate durante unos minutos y pasado ese tiempo la metemos en el micro el tiempo justo para que se disuelva.

Removemos bien y dejamos que temple un poco. Si se enfría cuajará y no la podremos usar porque dejaría grumos.

Cuando veamos que la nata está semi montada es cuando vamos agregando la gelatina poco a poco y aumentamos la velocidad hasta conseguir que la nata montada quede bien firme.

Hidratar gelatina

Añádele Maizena

La Maizena es una harina de maíz que se utiliza como espesante para guisos o para preparar bechamel.

No contiene gluten, por lo que las personas celíacas pueden consumirla sin miedo.

Es tan sencillo como agregar a partes iguales Maizena y azúcar glas a la nata y batir hasta que esté firme.

Añadir leche en polvo a la nata

Otro truco super sencillo es usar leche en polvo. Empezaremos montando la nata y cuando esté semi montada es cuando agregamos la leche en polvo a la nata junto con el azúcar glas.

Las proporciones son por cada 250 ml de nata son 2 cucharadas soperas de leche en polvo y 40 gr. de azúcar.

Queso mascarpone

El queso mascarpone contiene mucha grasa, lo que facilita mucho que la nata quede en su textura perfecta además de aportar sabor.

Esta opción, aunque es muy eficaz, nos aporta un extra de calorías que debemos tener en cuenta.

Por cada 500 ml. de nata añadimos 125 gr. de mascarpone, también frío de la nevera y lo batimos a la vez.

Añadir nata y queso

Como os he dicho antes, estos son solo algunos consejos para conseguir que la nata montada no se baje y se mantenga firme, aunque hay muchos más.

Nata montada

Espero que os sirvan de ayuda y que os animéis a probarlos hasta dar con el que mejor se adapte a vosotros.

Ideal para poner en práctica alguno de estos consejos es que probéis la receta de barraquito que os encantará, estoy segura.

¡Buen provecho, familia!

Si te ha gustado, comparte

Autor
Susanna Brullet
Como hija de cocinero, desde niña disfruto entre ollas y sartenes, experimentando mientras cocino. Escribo recetas y artículos de cocina en mi blog. Y siempre trato de transmitir que cocinar puede ser fácil y divertido.

Deja un comentario

Responsable del fichero: Susana Brullet Soler. Finalidad de la recogida de datos personales: Moderación de los comentarios en el blog. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (ver su política de privacidad), ubicado dentro den la UE. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a hola@recetasconsazon.com.